Connect with us

Noticias

Meta suspende la publicidad dirigida a adolescentes porque sus funciones ejecutivas están inmaduras

canalexito-meta

Este mes, el debate sobre el impacto de las redes sociales en los menores de edad ha cobrado nuevo impulso con el juicio iniciado por el Ayuntamiento de Nueva York contra grandes plataformas como Facebook, Instagram, TikTok, Snapchat y YouTube, acusándolas de contribuir a una crisis de salud mental juvenil. Mientras tanto, un estudio de Harvard revela que estas redes generaron casi 11.000 millones de dólares en ingresos publicitarios de menores en Estados Unidos durante 2022, subrayando la dependencia económica de estas plataformas en el joven público. A pesar de las políticas de edad mínima, expertos argumentan que hay pocas barreras reales para que los niños accedan a estas plataformas, lo que aumenta los riesgos asociados a su uso.

#1. Atractivo juvenil y rentabilidad económica

Las grandes redes sociales, enfrentadas a un juicio en Nueva York por alimentar una crisis de salud mental entre los jóvenes, parecen beneficiarse económicamente de su audiencia menor de edad. Según un estudio de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, estas plataformas obtuvieron casi 11.000 millones de dólares en ingresos publicitarios solo de menores estadounidenses en 2022, a pesar de las variaciones en la edad mínima permitida por cada red. Expertos destacan que, en la práctica, hay poco esfuerzo por restringir el acceso de los más jóvenes, lo que lleva a un rejuvenecimiento preocupante del perfil de usuario.

#2. Riesgos y regulaciones

Las redes sociales plantean diversos riesgos para los menores, desde la exposición a contenidos inapropiados hasta la falta de madurez para gestionar su tiempo y evaluar críticamente lo que ven en línea. Pese a algunos intentos por parte de las plataformas, como Meta, de implementar controles más estrictos para los perfiles juveniles, los menores siguen expuestos a una amplia gama de peligros. Las deficiencias en los mecanismos de control permiten que los menores mientan sobre su edad y accedan a contenidos sin protección.

#3. Contenidos problemáticos y comparaciones dañinas

Los menores se enfrentan a cuatro grandes peligros en las redes sociales: la comparación social negativa, el acceso fácil a contenidos tóxicos, la propagación de valores poco edificantes y el coste de oportunidad de perderse actividades más enriquecedoras. Estas plataformas buscan mantener al usuario el mayor tiempo posible conectado, ofreciendo contenidos adaptados a sus gustos y generando así un ciclo de consumo continuo y adictivo.

#4. Consecuencias de la publicidad dirigida

El informe de Harvard detalla cómo los menores se convierten en un objetivo publicitario valioso debido al tiempo que pasan en las redes y su influencia en las decisiones de compra familiares. Las plataformas utilizan publicidad altamente personalizada para alinear los intereses de los anunciantes con los patrones de uso de los menores, un método efectivo y menos regulado que otros medios publicitarios.

#5. Respuesta reguladora y educativa

Frente a los riesgos asociados al uso de redes sociales por menores, diversas instituciones europeas han implementado medidas regulatorias para protegerlos. Además, figuras públicas como Steve Jobs y Bill Gates han promovido la crianza libre de pantallas, resaltando la importancia de una educación y orientación responsables por parte de padres, madres y educadores hacia un uso saludable de las tecnologías.

Más Noticias