Connect with us

Noticias

Se nivela el precio de los alquileres en las ciudades europeas

Según la investigación llevada a cabo por la plataforma de alquiler de viviendas HousingAnywhere, el precio de los alquileres sigue en aumento, especialmente en Barcelona, aunque la tendencia que muestra Europa es que se vayan estabilizando durante este trimestre. El Índice de Alquiler Europeo de HousingAnywhere 2019 muestra los datos del alquiler de habitaciones amuebladas privadas, estudios y pisos de un dormitorio en Barcelona, ​​Berlín, Bruselas, Madrid, Milán, Róterdam y Viena.

Por otro lado, a pesar de que en este último trimestre el aumento de los precios ha sido menor que los trimestres anteriores, sigue siendo necesaria una mayor oferta de apartamentos, estudios y habitaciones. “Todavía urgen soluciones que ayuden a aumentar la oferta de apartamentos y habitaciones para que resuelvan el problema europeo de vivienda para jóvenes profesionales y estudiantes”, comenta Djordy Seelmann, CEO de HousingAnywhere.

Las tres ciudades que más han subido los alquileres: Barcelona, Róterdam y Bruselas

Barcelona sigue siendo una de las ciudades europeas con los precios de alquiler más altos, ya que año tras año se ha ido incrementando.  No obstante, en este último trimestre, la ciudad condal se encuentra entre las ciudades con el aumento general más pequeño respecto al año pasado. Los precios de los apartamentos han aumentado un 10,07%, alcanzando una media de 1.233,15 €, los estudios un 7,17% y las habitaciones un 0,76%. Sin embargo, los precios parecen haber tocado techo y se están estabilizando.

Barcelona sigue estando entre las ciudades con el alquiler más caro e inaccesible para los estudiantes internacionales. La capital catalana muestra un gran déficit de viviendas respecto a la gran demanda por parte de jóvenes profesionales y estudiantes. Durante este trimestre se han buscado nuevas soluciones para lidiar con el reto. “Una de las soluciones para el mercado inmobiliario español, principalmente en ciudades como Barcelona y Madrid, es conseguir que los apartamentos vacíos vuelvan a estar disponibles en el mercado. Muchos apartamentos y casas han estado vacíos durante un tiempo y necesitan reformarse antes de poder alquilarlas”, comenta Seelmann.

En el caso de Rotterdam y Bruselas, los precios de alquiler han aumentado de manera significativa respecto a 2018, encabezando Rotterdam el Índice de Alquiler internacional de HousingAnywhere como la ciudad más cara. En el caso de Bruselas, aunque sigue siendo una de las ciudades más baratas para alquilar, se ha acentuado mucho respecto al año pasado el precio de alquiler de estudios.

Un tope de alquiler en las ciudades europeas 

Hace unos meses se conoció la noticia de que Berlín iba a aplicar un límite de emergencia a los propietarios a la hora de alquilar su vivienda. La medida se expandió por las demás ciudades Europeas hasta llegar a España. En el mes de mayo, la Generalitat de Catalunya aprobó un decreto de medidas urgentes para controlar los precios en las zonas con más demanda de Barcelona, que se valorará para poder aplicarlo a finales de este año. Por el contrario ciudades como Madrid, Bruselas o Londres no tienen previsto llevarlo a cabo, ya que entienden que regulando o abaratando el precio de los alquileres, aumentaría la demanda y no la oferta.

“Se deben promover nuevas viviendas, y para ello es necesario que ciudades, inversores de propiedades y propietarios puedan entablar un buen dialogo. Al alinear las necesidades de alojamiento y construcción, las ciudades podrán estar listas para el futuro”, explica Djordy Seelmann.
En definitiva, la estimulación de nuevas construcciones sigue siendo la mejor solución para la escasez de bienes inmuebles. A corto plazo, el diseño de edificios existentes también puede ser una vía para poder destensar la gran demanda de viviendas. “Para dar respuesta a la creciente demanda, se necesita el apoyo de los municipios y los bancos. Es importante que las personas puedan obtener los permisos necesarios y, en el caso de que se requiera, un apoyo financiero con intereses razonables, para que esto suceda”, comenta Djordy.

En resumen, existe una necesidad de diálogo entre las partes interesadas: inquilinos, inversionistas, bancos o políticos, entre otros. Solo así se podrá encontrar una solución sostenible y a largo plazo beneficiosa para el mercado inmobiliario.

Click para comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Noticias

Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies