Connect with us

Noticias

Tres recomendaciones para abordar la digitalización de las pymes

Cuando una pyme se plantea su transformación digital es porque no solo su operativa, sino la comprensión de su negocio, precisa un nuevo enfoque que le permita evolucionar en un entorno cambiante e inestable como el actual. Estos procesos de cambio no son sencillos y deben de ir acompañados siempre de la definición clara de unas estrategias y objetivos que faciliten la escenificación práctica del cambio.

A pesar de tener clara la necesidad de transformarse, según la empresa española Datisa, desarrolladora de soluciones ERP para pymes, este tipo de organizaciones argumenta la falta de recursos, la escasez de tiempo, el desconocimiento o, incluso, la incertidumbre acerca de la estabilidad futura del propio negocio para justificar esa ralentización digital.

“Es cierto que las pequeñas y medianas empresas suelen tener plantillas reducidas y, en algunos casos, equipos multifunción compuestos por personas que no están especializadas en funciones concretas, sino que cuentan con diferentes habilidades para poner en marcha distintas tareas. Por eso, es quizá la falta de conocimiento tecnológico, junto con la falta de conocimiento de las habilidades digitales necesarias lo que está haciendo que las pymes estén tardando en despegar sus iniciativas transformadoras”, afirma Isabel Pomar, CEO de Datisa.

Frente a esa situación, los expertos de Datisa proponen tres recomendaciones para que las pequeñas y medianas empresas acometan sus proyectos digitales al ritmo adecuado, constante y acompañándose de las soluciones que mejor se adapten a sus necesidades de crecimiento y evolución. El acompañamiento de proveedores o socios tecnológicos siempre es un plus para hacer que el proceso sea más sencillo y menos traumático.

#1.Plantear pequeños hitos

Salvo en raras ocasiones, es aconsejable empezar poco a poco. De lo contrario, la cantidad de opciones tecnológicas y formativas puestas a disposición de la pyme puede generar demasiado estrés y acabar provocando precisamente el efecto contrario al deseado. O sea, un “rechazo patológico” al cambio.

Implementar la transformación digital no quiere decir que haya que dotar a la empresa de toda la tecnología posible y transformar radicalmente cada proceso o área de la compañía. Y, mucho menos, hacerlo de golpe. Por lo general suele ser más conveniente abordar los proyectos de manera progresiva, incorporando las nuevas soluciones en busca de la eficiencia y la inteligencia en áreas o funciones concretas del negocio. Para ir expandiendo después, poco a poco, su presencia al resto.

La pyme deberá mostrar la capacidad suficiente como para poder abordar cualquier iniciativa digitalizadora. De lo contrario, las barreras y resistencias internas con las que se encontrarán a lo largo del proceso podrían conducir a su fracaso.

#2.Ajustarse al presupuesto

A pesar de lo mucho que se ha tratado el tema, muchas pequeñas y medianas empresas siguen teniendo la idea de que para abordar una propuesta digitalizadora con garantías deberán invertir grandes partidas presupuestarias que, en la mayoría de los casos, no tienen. Son conscientes de que la tecnología ha abaratado sus precios, pero piensan en otros gastos como los relacionados con la reestructuración de procesos y plantillas como difícilmente asumibles.

Sin embargo, Isabel Pomar, vuelve a aclarar lo siguiente: “la tecnología en la nube ha abaratado sustancialmente los precios. Y eso es algo asumido por las pymes. Sin embargo. falta que interioricen también el hecho de que hay diferentes opciones para adquirir capacitación y, muchas de ellas son, incluso, gratuitas. Hablo de implementar también nuevos modelos de gestión basados en la colaboración y en el intercambio fluido de información. También de conocimiento. Aprender debe ser una constante. Las empresas lo saben.  Pero deben poner en marcha iniciativas que aterricen al mundo real toda la teoría que manejan sobre mentorning, equipos de trabajo heterogéneos, sesiones internas de innovación, etc.-

#3.Dejarse acompañar por expertos

Las pymes y los equipos que las conforman agradecerán la ayuda y el acompañamiento de un partner digitalizador que actúe como un verdadero socio. Un compañero que se encargue de la implementación, mantenimiento y actualización de la tecnología necesaria. Pero, también, que aporte su conocimiento y su visión profesional -y externa- para identificar las áreas de mejora en lo que a talento y habilidades digitales se refiere. Y que, además, proporcione las herramientas necesarias para poner en valor el conocimiento y la capacitación de las personas con las que ya cuenta la organización.

La evolución es constante y el cambio permanente. No solo en lo que a tecnología se refiere por lo que cualquier iniciativa de transformación digital debe ser igualmente un proceso activo en el tiempo. Por lo que las pequeñas y medianas empresas deberán mostrar su capacidad elástica y la flexibilidad de la que hacen gala para adaptarse a las exigencias cambiantes y -muchas veces- caprichosas del entorno en el que operan.

Click para comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Noticias

Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies