Connect with us

Negocios rentables

¿Cómo diseñar un plan de ventas efectivo de un vistazo?

plan de ventas

La consultora estratégica de negocio estrategíZATE una serie de publicaciones con consejos prácticos para reforzar el crecimiento sostenido y rentable de las empresas con las que trabajan. Están focalizados de una manera transversal en las áreas de negocio, comercial, compras, operaciones y personas y tienen como fin multiplicar el valor de las organizaciones a las que acompañan.

En esta ocasión sus expertos abordan el diseño de un buen Plan de Ventas, que debe ser ejecutable, sencillo y efectivo, así como transversal para que no se encuentre con barreras entre los diferentes departamentos de una empresa. Como explica Máximo Alejandre, socio y fundador de estrategíZATE, se trata de un ejercicio intenso que necesita tiempo y maduración, pero que siguiendo las pautas adecuadas puede reportar interesantes beneficios al funcionamiento de una empresa y que todo fluya sin obstáculos hacia el objetivo común del negocio, que normalmente es crecer y generar más rentabilidad. Estas son los principales aspectos que deben definirse en el Plan de Ventas:

#1. Objetivo

Lo que queremos conseguir de una manera muy concreta y cuantificada, que ha de estar enfocado de forma global y consensuada con los equipos para mejorar su compromiso y su trabajo transversal. Es importante definirlo claramente y no confundir ‘objetivo’ con ‘deseo’, porque al no conseguirlo se puede generar un ambiente negativo y pernicioso cargado de ansiedad y frustración.

# 2. Estrategia

Es importante diseñar fórmulas para conseguir nuestro propósito, que han de estar muy perfiladas y alineadas con el objetivo para que no se contradigan entre sí. Es un error común dejar la definición de estrategias al libre albedrío de cada responsable o definirlas de forma excesivamente débil, algo que desde estrategíZATE tratan de evitar porque desemboca en batallas internas en lugar de en estrategias de generación de negocio

#3. Medición

Hay que tener muy claras las fórmulas y herramientas de seguimiento que nos harán ver si las medidas que se adopten para alcanzar el objetivo son adecuadas o no, y si es necesario corregirlas. En este bloque hay que definir también el tiempo, la frecuencia con la que se van a analizar los resultados conseguidos, para que las correcciones se lleven a cabo antes de que sea tarde. Eso sí, sin interferir en el día a día midiéndolo todo en todo momento, porque puede generar una parálisis por análisis en las acciones propuestas.

#4. Acciones

El conjunto de medidas que van a servir para que la estrategia eche a andar. Han de ser realistas, marcar pequeños hitos para conseguir paso a paso y conectar a los diferentes departamentos, que no pueden estar encerrados cada uno en su espacio sin tener en cuenta que su éxito depende del buen funcionamiento de los demás.

#5. Responsabilidades

Hay que dejar claro quiénes van a ser las personas que deben ejecutar las acciones vinculadas a la estrategia, y saber cuál va a ser la misión de cada una y los hitos que se han de conseguir de forma individual, siempre muy focalizados. Además, se les deben dar pautas de registro para mejorar los procesos de medición y, de esta manera, saber si la estrategia y las acciones son las correctas. Crear un plan sin responsabilidades claras hará que si sale bien será de casualidad y todos querrán apuntarse el éxito de forma individual, y si sale mal todos buscarán la culpabilidad en el vecino.

Más Negocios rentables