Razones para no prescindir de un director financiero en tu pyme
Connect with us

Noticias

Razones para no prescindir de un director financiero en tu pyme

La presencia del director financiero en las pequeñas y medianas empresas ayuda a organizar, no solo el flujo administrativo relacionado con la fiscalidad, la contabilidad o la tesorería, sino que introduce, además, un factor estratégico de control económico integral para estas organizaciones. Algo que no siempre se tiene o en cuenta en el entorno de las pymes.

Datisa, uno de los principales desarrolladores de software de gestión empresarial para pymes en España, explica la importancia de poner en valor el papel del director financiero en el ecosistema de las pequeñas y medianas empresas. Desde un departamento de contabilidad o un área de administración se suele poner el foco en las tareas más administrativas del día a día de una organización, pero demasiado a menudo se pierden oportunidades estratégicas de optimización económica, o de reajuste con nuevas opciones de financiación más ajustadas a la propia naturaleza de la compañía.

Un director financiero puede y debe filtrar, analizar y tomar en consideración toda la información económica que maneja y, con ella, buscar nuevas alternativas orientadas, no solo a cumplir con las obligaciones legales de la compañía, sino a maximizar el valor de la inversión empresarial.

Como explica Pablo Couso, consultor senior de Datisa, el rol del director financiero tiene, fundamentalmente, dos enfoques:

#1. Administrativo

Permite ordenar todas las tareas derivadas de la fiscalidad, de la contabilidad y de la tesorería. Para gestionar de manera eficiente estas tareas es necesario, por un lado, organizar los recursos disponibles y, por otro, contar con una herramienta tecnológica, funcional, flexible, y sencilla de utilizar que permita centralizar y automatizar tareas: en el entorno fiscal, la elaboración de borradores o la presentación de las Declaraciones, por ejemplo; en el apartado de la contabilidad, la redacción de los Libros Contables para introducir balance de situación, pérdidas y ganancias, Memoria, etc.; y en el entorno de la tesorería -una de las partes administrativas más costosas de gestionar- automatizar electrónicamente las remesas de cobros/pagos, previsiones de saldos bancarios, conciliación bancaria, etc

#2. Económico

Introducir un factor de control económico integral, que únicamente una dirección financiera es capaz de aportar. Se trata en realidad de una cuestión de cultura financiera. Normalmente las pymes centran su enfoque económico en el control del margen de las operaciones comerciales, y descuidan el análisis económico más amplio de la rentabilidad global de la empresa.

“El gran problema al que se enfrentan una gran mayoría de pymes, -como indica Pablo Couso- es, que no desarrollan una gestión proactiva de su entorno financiero. Los procesos simplemente se administran, pero no se facilita una filtración adecuada en la centralización del conjunto de datos económicos que llegan al sistema contable, ni se automatizan los procesos para que la información fluya entre los distintos departamentos y/o personas dentro de la compañía. Algo que impide analizar y sacar conclusiones completas sobre lo que pasa dentro de la organización en el plano estrictamente económico”.

Llevado a la práctica, lo que Couso quiere decir es que la gestión de las operaciones comerciales, que generalmente suele hacerse de un modo razonable, como mucho aporta una visión económica del ciclo comercial. Proporciona información sobre los costes de aprovisionamiento, la facturación, y el margen comercial. Pero esta información por sí sola puede ser engañosa, y no proporciona información concluyente sobre los conceptos de rentabilidad y beneficio globales de la compañía, que son sobre los que realmente impacta la función del director financiero.

Por todo ello, desde Datisa se insiste en que poner en valor la función del director financiero de una pyme, y facilitarle las soluciones tecnológicas adecuadas para el desempeño óptimo de sus funciones, permitirá a la compañía organizar mejor su estructura económica y, por ende, orientar su tarea hacia la revalorización y la rentabilidad. Utilizar un ERP para la gestión de los recursos financieros permitirá, además, recabar y administrar toda la información, pero también, centralizar y automatizar todos los procesos y tareas en las que intervengan el resto de las áreas operativas, integrando los datos en el módulo contable para facilitar la configuración y comprensión económica de los mismos.

Click para comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Noticias

Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies