Connect with us
megacity

Recursos humanos

Sólo 2 de cada 10 empleados desconectan del trabajo en su tiempo libre

El teletrabajo ha sido una bendición para algunos empleados, pero una maldición para otros: los que no desconectan de sus tareas del día a día. La Ley de trabajo a distancia y la Ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales reconocen que los trabajadores tienen derecho a la desconexión digital tras su jornada laboral. Es decir, el tiempo de descanso no debe verse interrumpido por correos electrónicos, WhatsApps u otras comunicaciones del trabajo. De hecho, de no cumplirse, los trabajadores se exponen a sufrir fatiga informática, estrés y también a bajar su nivel de competencia.

A pesar de todo ello, y tras casi 2 años después de que las empresas mandasen a sus empleados a casa por el confinamiento, la gran mayoría de los empleados dice que no puede evitar pensar en algún momento en su labor profesional después de su jornada laboral. Concretamente, el 57%.

#1. La conciliación y la poca flexibilidad laboral, en el punto de mira

Según el estudio de Cobee, la primera plataforma digital en Europa que permite gestionar y crear los planes de beneficios de empleados de forma flexible y automatizada, publicado recientemente, hasta el 20% de los empleados reconoce que piensa de forma continuada en el trabajo. De hecho, sólo el 23% consigue olvidarse totalmente de él durante sus descansos. Esta incapacidad para conseguir desconectar afecta de manera grave a casi 3 de cada 10 empleados. En porcentajes, el 28% afirma sufrir de estrés por la falta de conciliación y la poca flexibilidad de su trabajo.

A pesar de que el teletrabajo ha ayudado a reducir los niveles de estrés laboral de muchos trabajadores, dicha fórmula también ha creado el efecto contrario en otras muchas personas: demasiada fatiga, una menor implicación con la organización y, además, un menor nivel de productividad.

#2. La ley persigue que se garantice la desconexión digital

Las compañías no pueden obviar esta realidad si pretenden aumentar el bienestar emocional de sus trabajadores. No pueden ni tampoco deben, ya que, por ley, son las organizaciones las que tienen que respetar y garantizar la desconexión digital de su plantilla gracias a políticas que definan las medidas para el ejercicio de este derecho. Y hacerlo de la mano de acciones de formación y de sensibilización del personal centradas en un uso razonable de las herramientas tecnológicas. Desde los sindicatos se está denunciando que ahora no todas las empresas están cumpliendo con esta obligación.

Para Borja Aranguren, CEO y Cofundador de Cobee: “la salud preocupa muchísimo a los ciudadanos. Por su parte, las empresas no son ajenas a este sentimiento. Desde los departamentos de RR. HH. se están creando nuevos sistemas capaces de incrementar el bienestar de los trabajadores. De todos modos, la desconexión digital, además del descanso, continúa siendo en muchos casos un problema pendiente de ser resuelto.

#3. La salud digital, una de las características más demandadas por los empleados

El estudio de Cobee afirma que los beneficios más solicitados por los trabajadores se centran en la salud digital, sobre todo por parte de las nuevas generaciones o, incluso, de los nativos digitales que piden un entorno 100% digital.

“La salud digital, también llamada eSalud, se centra en la aplicación de las tecnologías de la información y de las comunicaciones para la atención y cuidado de la salud, centrándose en evolucionar hacia modelos más proactivos a la vez que preventivos”, añade Aranguren.

Las empresas deben estar atentas a las demandas de sus trabajadores para no tramitar bajas laborales por estrés. El estudio de Cobee arroja que hasta el 58% de los empleados españoles buscó ayuda profesional en los meses que llevamos de 2021 por problemas relacionados con su salud mental. En concreto, incidencias relacionadas con el exceso de carga de trabajo y con la presión de sus superiores. Si a ello le sumamos la imposibilidad de disfrutar del descanso laboral, el resultado es fatiga, malestar emocional y ansiedad.

#4. Ayuda profesional para afrontar los altos niveles de estrés

En definitiva, ha llegado el momento de poner a disposición de los trabajadores mecanismos para cuidar su salud. Por ejemplo, consultas virtuales con expertos en psicología que les ayuden a mejorar sus niveles de estrés. Paralelamente, las empresas también deben aumentar su propuesta de valor hacia sus equipos.

Ahora que son muchas las empresas las que trabajan en redefinir su estrategia laboral tras la pandemia, el CEO y Cofundador de Cobee señala que los futuros modelos deberían basarse en la confianza hacia el empleado. Otorgándole todas las herramientas que sean precisas para que logre el máximo rendimiento profesional, independientemente de donde haga su labor. “Llegó el momento de pensar y escuchar las necesidades de la persona, para que éstas queden por encima de cualquier estrategia profesional”.

Más Recursos humanos