Connect with us

Emprender

Los grandes líderes no nacen, se hacen

El éxito de un negocio depende en gran parte de la persona que está al mando. Y, a diferencia de lo que opinan muchas personas, los grandes líderes no nacen con esa habilidad, sino que se necesita de formación y años de experiencia. Con esto queremos decir que se aprende a ser un buen líder y para ello os proponemos algunos de las reglas que puedes empezar a practicar desde este momento para convertirte en un jefe 10.

#1. Saber escuchar

Escucha a tu equipo de trabajo. Esta es una de las reglas más importantes porque de este modo los subordinados sentirán que tienen voz en la empresa y que valoras sus opiniones y comentarios. Algunas veces es mejor no decir nada que decir cualquier cosa simplemente por cumplir. En ocasiones, se necesita guardar silencio de tal manera que las otras personas tengan espacio para hablar.

#2. Comunícate lo más eficiente posible

Es aconsejable que dejes claro en todo momento cuáles son tus expectativas empresariales y de una manera explícita evitando los rodeos. De esta manera, no habrá espacio a interpretaciones y malos entendidos.

#3. Toma decisiones sí, pero que sean firmes

Las decisiones y acuerdos que tomes tienen que ser inmediatas. No dejes que se prolonguen durante días, semanas o meses, y una vez la tomes, no divagues respecto a tu decisión. De este modo evitaras que los trabajadores te vean como un líder inseguro e incapaz de tomar las riendas del negocio.

#4. Conviértete en un ejemplo para los demás

Conviértete en la persona que quieres que sean tus miembros del equipo y para ello no hay mejor ejemplo que tus propios actos. Tienes que ser constante con tus actos y palabras.

#5. Identifica tus fortalezas y conoce tus debilidades:

Para aprender cómo ser un buen líder deberás contribuir a tu equipo aportando con tus fortalezas y saber gestionar tus debilidades. Lo importante es que identifiques en qué eres bueno y te centres en ello.

Si sabes que eres bueno en algo, céntrate en ello y explótalo; y si no lo eres en algo, aprende a delegar aquellas actividades que exijan tus debilidades.

#6. Escoge un buen equipo de trabajo

Rodéate de personas que sean mejores que tú. No sirve de nada tener personas que se dediquen a las mismas funciones que tú. Escoge un equipo que sea interdisciplinario y que pueda trabajar conjuntamente.

#7. Acepta la incertidumbre

Es muy importante que un buen líder admita que no pueden controlar todos los factores que rodean una empresa. Partiendo de la realidad que no puedes controlarlo todo, la fortaleza mental que tengas será esencial para mantener la calma y tomar decisiones acertadas en todo tipo de escenarios.

#8. Trabaja la humildad

Un buen líder no es cuestión de apariencias, más bien se trata de resultados. Utiliza tus habilidades para ayudar, no para impresionar a los demás. Todo el mundo se equivoca, incluido tú, así que lo importante es reconocerlo y aprender la lección.

#9. Analiza tus decisiones:

No dejes que esta labor tan importante esté siempre supeditada a tu instinto y emociones. Si bien debes confiar en ellas, susténtalas con información, datos y análisis.

#10. En tu equipo, todos son iguales

Un buen líder no debería tener preferidos, sino tratar a todos por igual. Esto implica que conozcas la manera como trabaja cada uno de los integrantes de tu equipo y saber exigirles.

Click para comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Emprender

Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies